Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

Capitalizar la merma, una mina por descubrir

Aunque el concepto de sustentabilidad todavía enfrenta resistencias en lo energético, en gastronomía es garantía de éxito.


¿Se ha preguntado por qué hay gente entusiasmada con la posibilidad de que el blockchain entre al mercado de transporte de alimentos en el mundo?

Porque al ingresar allí podría reducir las pérdidas por mermar de mercancía. Además, para llegar al barco, el blockchain deberá estar en las carreteras e, inclusive, en el ciclo de producción.

Es un círculo virtuoso que puede revolucionar los procesos tanto de logística como de producción con miras a reducir una de las cifras más aterradoras que la Agencia para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) de la ONU le ha revelado al mundo:

“Un tercio de todos los alimentos producidos para el consumo humano se pierden o se desperdician de la granja a la mesa”.

La cifra no discrimina si en el país que evaluamos está en hambruna o es próspero.

De hecho, es probable que sea más grave la pérdida donde más se necesita el alimento… porque las cadenas de distribución son menos eficientes.

Lo cierto es que, más allá de la revisión de los hábitos alimentarios, son los productores por un lado y los establecimientos del mundo gastronómico por el otro los que pueden ser fundamentales para que esta verdad no siga siendo una tragedia.

Recrear es ahorrar

Decir un tercio de pérdidas puede que le parezca poco a algunos. En términos relativos estamos hablando de más de una 30% (ya aquí suena más serio, ¿verdad?) y en términos contantes y sonantes nos referimos a una cifra estimada de US: $940.000 millones.

¿Cómo es posible? Porque, de poquito en poquito, se llega al billón. Aunque usted no lo crea.

De hecho la FAO ha señalado que reducir efectivamente esta pérdida y desperdicio de alimentos constituye una “ganancia triple” porque las reducciones pueden ahorrar dinero a agricultores, hogares y empresas.

Nadie sabe si – algún día – el blockchain será la “solución final” de este problema. Pero sí sabemos que cambiar los paradigmas y procesos que nos trajeron al punto actual ayuda.

Recrear nuestras prácticas puede ayudar a mejorar los resultados SOLO al disminuir la merma.

Pero, ¿cómo? Veamos:

· Si usted es Productor, enviar a los mercados más distantes los frutos que están de verdes a pintones contribuye a que sean más los que lleguen sin magulladuras a su destino. Los más maduros déjelos cerca aunque tenga que venderlos con descuento: tener un porcentaje de algo es mejor que la totalidad de nada.

· Si es un Comercio, coloque en oferta los alimentos o frutos que estén cerca de su vencimiento o más allá de su madurez. Haga “bandejas surtidas” de vegetales para salvar lo que no está marchito. Pero póngalas a la vista: queremos que quienes compran porciones los encuentren. Si no logro salir de todo, dele un descuento aun mayor o sin costo a sus trabajadores: mejorar el salario emocional disminuye los robos y fideliza a su equipo.

· Y si es un Restaurante, considere seriamente alimentar a sus empleados con lo que no se usa en las preparaciones. La cocina del mundo está llena de deliciosos platos nacidos de esta práctica como la hallaca o el minestrone. Quizás su local esté a punto de inventar un plato nuevo.

Comenzar a ser “verdes” no solo puede resultarnos beneficioso al preservar el planeta para el futuro, sino que puede mejorar nuestras finanzas ahora.

Y, recuerde, atreverse a cambiar es lo que la teoría llama “innovar”.

http://www.rilugio.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*