Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

Evalúa tu negocio para crear valor sostenible

 Todo proceso es mejorable, da el primer paso 

La excelencia de cualquier negocio y su rentabilidad, más allá de si eres una gran cadena de restaurantes o una micropyme, está marcada por su capacidad de mejora continua de todos y cada uno de sus procesos que rigen la actividad diaria.

La evaluación frecuente del modelo de negocio es una actividad de gestión importante que permite a las empresas valorar su posición en el mercado y adaptarse en función de los resultados.  Esta revisión podría ser el punto de partida de una mejora gradual o incluso podría propiciar una iniciativa de innovación. 

Las cifras de investigaciones y estudios confirman que aquellos emprendimientos y empresas que se crean como resultado de una oportunidad, responden a una verdadera demanda del mercado, lo que acompañado de un producto o servicio que represente una propuesta de valor para el cliente, se puede traducir en un determinante de la sostenibilidad

Tal como se ha comprobado en otros sectores, si no se realizan revisiones frecuentes, es posible que no se detecten a tiempo los problemas internos, lo que podría tener como resultado la desaparición de una empresa.

Ahora bien, para gestionar o mejorar, el primer paso es evaluar, siendo éste el proceso en el cual se cuantifica en qué medida se cumplen los parámetros establecidos para una actividad determinada.

Sería equivocado pensar que se trata de hacer las cosas bien desde el primer momento; es más real entender la calidad como la búsqueda constante y sistémica de los modos de satisfacer a los clientes. Aceptar que se trata de un proceso humano, es aceptar también que está sujeto a errores. Por lo tanto, la calidad es simplemente la mejora continua para evitar esos errores y dar un servicio siempre mejor.

Una evaluación 360 permite desarrollar el análisis y valoración del negocio en forma global (infraestructura, organización, gestión de RRHH, procesos operativos y satisfacción del cliente), primer paso para diseñar un camino u hoja de ruta factible, con estrategias y acciones acordes y adaptadas a las características de la organización.

  1. Identificar el área o de mejora.
  2. Detectar el problema y sus principales causas.
  3. Formular un plan de mejora con objetivos claros y las acciones seleccionadas para lograrlos, con resultados medibles. 
  4. Planificar el cronograma con asignación de recursos y responsabilidades
  5. Acompañarte en la ejecución para dar con las soluciones a los problemas que el día a día no te deja resolver.
  6. Mantener un plan de seguimiento.

Cada plan de mejora impacta positivamente en la calidad y productividad de la empresa, así como en la motivación del equipo de trabajo, factor fundamental para el crecimiento empresarial.

http://www.rilugio.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*